APLICACIONES

Muro enterrado:

En realidad es una placa antisísmica enterrada en sentido vertical dentro de una zanja lo mas profunda posible. Se coloca en el centro de la zanja y se rellenan ambos lados, preferentemente con hormigón pobre.
Su misión es detener las ondas superficiales, que son las más destructivas ya que producen el efecto de inercia, aplauso, licuefacción del terreno y diferentes fuerzas desestabilizadoras en los edificios.

 
 

Este muro está separado de las cimentaciones de los edificios construidos o por construir unos 3 metros, si nos queremos hacer una idea visual podemos compararla con un rompe olas o malecón. Es diferente a los muros de contención de tierras, en principio no tiene zapatas ni hierro y su grosor puede variar, se puede colocar un mallazo en su parte posterior para darle mayor consistencia a las placas antisísmicas y para contrarrestar la fuerza mecánica del seísmo utilizamos la fuerza estática del terreno.
Para formarnos una idea de sus posibilidades tenemos que considerar que según algunos sismólogos la profundidad de las ondas superficiales es igual a su longitud de onda y que su fuerza decae de forma vertical. Se ha comprobado en muchos casos que tras una actividad sísmica las tuberías de agua sufrieron desperfectos mientras que las de drenaje que están a mayor profundidad no se vieron afectadas.

 

Zapatas de cimentación:

Las placas se colocan en la base de la zapata de construcción y en sus laterales o perímetro, si no es una sola placa que rodee la zapata, presentarán comunicadas entre sí sus cámaras interiores líquidas, con la finalidad de que el líquido reaccione en el mismo instante en todo el perímetro.
Descomposición de fuerzas que actuarían sobre una zapata en un seísmo:

 

 
 

La fuerza “F1” representa la fuerza estática del edificio, la fuerza “F2” es la reacción del terreno, ésta puede ser sustituida por cualquier otra fuerza igual o menor (seísmo) sin que se rompa el equilibrio estático. La fuerza “F3” se considera la fuerza sísmica superficial, ésta presiona sobre el líquido de la cámara interior de las placas y éste a su vez ejerce una presión que rodea la zapata y trata de comprimirla. Estas fuerzas son iguales y contrarias por lo que su resultante es nula. La fuerza “F4” sería la descompensación de las paredes.

 
 

En una alternativa de realización, cabe destacar la forma cónica de la zapata, especialmente apropiada para proyectos de edificios de poco peso estático o zapatas aisladas (puentes carreteras elevadas, etc.). Puede tener otras formas como piramidal, cilíndrica, etc.
La finalidad de esta clase de zapatas es presentar la menor superficie posible a las ondas símicas superficiales y formar ángulos de reflexión, facilitando de esta forma que la fuerza se propague por donde menos resistencia se le ofrece, esto es, rodeando la zapata además de obtener una fuerza resultante de empuje hacia abajo o anclaje, que se suma a la fuerza estática.

 

Forma de protección general:

Para evitar el exceso de dibujos no se han dibujado los edificios con sótanos y sus muros de contención de tierras. Esta forma de construcción trata de aislar lo más posible los edificios del terremoto.
Se ha tenido en consideración las fuerzas lineales u horizontales y vibraciones verticales en terremotos burbujeantes cercanos al epicentro.
Esta forma de protección se compone de una doble barrera antisísmica, que consta de un muro perimetral al edificio, y en su base se colocan unas placas antisísmicas lo mas grandes posibles y comunicadas entre sí. También se dispondrá de una losa armada para arriostrar todo el edificio y proteger las zapatas si se produjeran grietas considerables en el terreno o si se llega a producir el efecto de licuefacción. Las cestas son una protección mas de las zapatas que soportan la estructura y demás elementos constructivos, la solera o forjado quedarán aislados mediante juntas de dilatación o materiales que puedan absorber vibraciones teniendo en cuenta la reflexión y refracción de las ondas.

Proceso de construcción:

-Vaciar el terreno.
-Alisar con hormigón de limpieza el perímetro del muro y la base de la cimentación.
-Colocar las placas antisísmicas.
-Colocar el hierro correspondiente a la losa armada, los muros y el que rodea la cesta de alojamiento de la zapata.
-Se vierte el hormigón de la losa.
-Se encofran los muros y la cesta que contendrá la zapata.
-Una vez hormigonados y desencofrados, se colocan las placas antisísmicas en el interior de la cesta, protegiendo así la zapata.
-En la base de la zapata se colocará una sola placa, y en el perímetro una sola placa circundante o varias placas interconectadas por sus cámaras líquidas en un circuito cerrado.
-Los espacios pueden ser una cámara de aire ó estar rellenos de grava ó similar, para obtener mayor fuerza estática.
-La solera o forjado, tendrá una junta de
dilatación con los muros y con los pilares.

 
 

 

Sistema constructivo rudimentario:

Se trata de un sistema de construcción prefabricado destinado a viviendas económicas, el cual se compone de unas placas antisísmicas ya estandarizadas para introducir en ellas un poste del material que se quiera, todo ello bien compactado mediante un material denominado de ajuste.
El primer forjado se encontrará a una determinada altura sobre el terreno, quedando así una cámara de aire entre medio para evitar todo contacto posible entre dicho terreno y la construcción, evitando así que la onda elástica se propague a las diferentes partes de la construcción.
Es un sistema muy sencillo y barato, lo cual hace posible que se pueda llevar a cabo en las zonas con menos recursos y que cuentan con una gran actividad sísmica.

 
 
 
 

 

APLICACIONES CONSIDERACIONES